miércoles, 16 de agosto de 2017

Primera adaptación y miedo, mucho miedo


Por Mulyo Naby
¿Alguna vez os habéis preguntado cómo se siente un niño o una niña que llega a una casa por primera vez, tanto si es una adopción como una acogida temporal? ¿Habéis pensado qué es lo que realmente pasa por su mente? Es relativamente sencillo pensar que el pequeño estará contento, que por fin tiene una familia y un lugar al que llamar hogar, pero la realidad es muy diferente.

viernes, 4 de agosto de 2017

Adopción y trastornos del apego

J. Barudy & M. Dantagnan
La adopción es posible porque todos los bebés nacen con una capacidad innata de apegarse a un adulto, o figura de apego, como resultado de su proceso de desarrollo.

viernes, 28 de julio de 2017

Soy adoptada y no me drogo

Mitos de la adopción

Hace algunos días, concretamente el día 26 de junio, el periódico El Mundo, en su edición de baleares, lanzaron una información donde, desconozco con qué finalidad, hicieron referencia a la relación adopción y drogas y creo necesario defender lo que a tantas personas incumbe como es la adopción, especialmente jóvenes y niños por los incrementos en los números de adopción de los primeros años del presente siglo, desde el punto de vista de una adoptada y en un intento de aprovechar el alcance que pueda tener desde este humilde rincón.

martes, 25 de julio de 2017

En la escuela

el niño adoptado puede ser diferente, pero no es distinto

El paso de incorporar a los niños a la sociedad pasa por el colegio (o la guardería si son muy pequeños).

miércoles, 19 de julio de 2017

Adopción y hermanos: Preparar la llegada

Sandra Ger Cabero
La adopción, cuando ya existen hijos biológicos o adoptados, requiere que tanto padres como futuros hermanos hablen del proceso y se preparen para recibir al nuevo miembro de la familia.

lunes, 3 de julio de 2017

El drama del trastorno de apego y cómo afecta a los niños adoptados y a sus familias


Cuando Inés siente mucha ansiedad y entra en crisis se queda ciega. Es una ceguera psicosomática que luego se la va pasando poco a poco, pero no del todo. Este es solo uno de los muchos síntomas que durante meses de angustia ningún médico supo explicar.